Gobierno descarta cerrar Punta Peuco por sobrepoblación en cárceles “comunes”

La cárcel de Punta Peuco estuvo cerca de cerrarse en el segundo Gobierno de Michele Bachelet, pero el ministro de justicia de la época se rehusó a firmar el decreto respectivo.
Picture of <b>Autor: </b>Benjamín
Autor: Benjamín

Debido a la sobrepoblación en los centros penitenciarios, el Gobierno descartó el cierre del penal Punta Peuco -abierto en 1995 para albergar a violadores de los Derechos Humanos-. Con esto, se diluye uno de los gestos simbólicos del Ejecutivo liderado por el presidente Gabriel Boric.

El cierre de la cárcel se había ideado desde la carrera presidencial del entonces diputado Boric y la idea era que tras el termino se enviará a los exmilitares condenados por violaciones a los Derechos Humanos a centros penitenciarios comunes. En torno a las conversaciones para lograr esto, también se pensaba anunciar indultos presidenciales, que luego se ejecutaron a finales de 2022.

La razón para no evaluar el fin de Punta Peuco es la sobrepoblación que viven los recintos penitenciarios comunes en Chile, expuso el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Luis Cordero, en un oficio dirigido a la presidenta de la Cámara de Diputadas y Diputados, Karol Cariola (PC).

Desde la Cámara Baja se habían aprobado tres proyectos de resolución que pedían al Mandatario que cerrará el penal y reubique a los internos en cárceles comunes, como Colina I.

Según 24 Horas, en el escrito Cordero le respondió a los parlamentarios que «atendida la situación de sobrepoblación que actualmente enfrentan los establecimientos penitenciarios en todo el país, en concepto de administración no aparece como conveniente impulsar medidas que impliquen el cierre de establecimientos o el traslado masivo de personas privadas de libertad entre distintos recintos».

Punta Peuco para reclusas embarazadas

También, el jefe de cartera de Justicia descartó la posibilidad de abrir Punta Peuco a «presos comunes» y destinarlo a reclusas embarazadas o con hijos pequeños, como propusieron parlamentarios oficialistas.

«La ubicación geográfica del Centro de Detención Preventiva y Cumplimiento Penitenciario Especial Punta Peuco no lo hace un lugar idóneo para la custodia de mujeres embarazadas y/o que permanezcan al cuidado de sus hijos lactantes«, sostuvo Cordero.

La idea de cerrar este centro penal no es algo nuevo en la política nacional y en la demanda de la izquierda a lo largo de los años. Al final del segundo Gobierno de Michelle Bachelet (2014-2018) estuvo cerca de concretarse, pero el ministro de Justicia, Jaime Campos, se negó a firmar el decreto respectivo.