Los Tres vs. Los Bunkers: Elegancia y clase en dos partes de Santiago al mismo tiempo

Un hito en la historia del rock chileno.
Picture of <b>Autor: </b>José Avendaño
Autor: José Avendaño

Jornadas difíciles de olvidar en la industria musical pasaron durante los últimos días en dos zonas de la capital. Pues, dos de las bandas más grandes del rock chileno; Los Tres y Los Bunkers, dieron conciertos de gran nivel, una en el Movistar Arena y la otra en el Estadio Nacional, respectivamente.

Los tres: De regreso a la elegancia pura con la «Revuelta»

Por un lado, Los Tres, regresaron luego de largos 24 años, que para muchos se hizo una verdadera eternidad. La «Revuelta», que contó con la formación original; Henríquez, Parra, Lindl y Molina, tal como en su época de gloria en los 90. Además, todo se produjo en el mismo lugar en que hicieron su primer regreso, en 2006, aunque sin el baterista.

Un show sobrio y con elegancia de sobra. Un espectáculo de primera calidad (a excepción de un problema con las pantallas en la primera jornada de música). La banda oriunda de la cuidad de Concepción, dejó una presentación que repasó los mejores clásicos que marcaron a generaciones a lo largo de los 90 y principios de los 2000. Una escenografía que se repartió a través de varías pantallas, donde, a las orillas del escenario, se mostraba a cada integrante, cada uno destinado a una pantalla vertical.

Además, no quedaron atrás los momentos de emoción y recuerdo, como el homenaje a Roberto Parra, un gran mentor del grupo, recordándolo con las clásicas cuecas choras. Lo que si, el setlist de canciones no varió respecto a lo presentado en el Ester Roa ya que no hubo canciones nuevas.

Los Bunkers: Un show de nivel mundial

Mientras Los Tres tocaban en el Arena, por el otro lado, en la comuna de Ñuñoa, Los Bunkers, realizaron un evento de envergadura internacional. Como se supo, este show, además marcó un hito no menor. El primer stand up de comedia en el recinto, a cargo de Fabrizio Copano. En esta instancia el comediante reutilizó varios chistes de otros espacios, como en su programa televisivo El antídoto.

Pero, entre los momentos más recordados, quedará el acústico en el espacio dedicado a los detenidos desaparecidos. Una sección que el grupo trabajó con su habitual cuidado y una bien pensada introducción. En este lugar tocaron la canción El detenido.

Asimismo, otro hito fue la participación de los personajes de 31 Minutos, al interpretar Una nube cuelga sobre mí. Esto le dio al show un detalle transversal, considerando el gran número de familias que llegó con niños al recinto deportivo de Ñuñoa.

También destacó la aparición en pantalla de Víctor Jara. La banda retomó su interpretación de El derecho de vivir en paz, de su primer disco.

Jornadas para el recuerdo

Las dos bandas, referentes de la música y el rock, protagonizaron unos días históricos para la música chilena. Donde, con diferentes puestas en escena, dejaron en claro que hay público suficiente para llenar dos recintos importantes a la vez, bajo el nombre del rock. En medio de buenas sensaciones, el género se vio más vivo que nunca, ocasión para volver a creer que la industria sigue vigente.