Lollapalooza Chile 2024: Un Festival Difícil de Olvidar

Ya terminó Lollapalooza Chile, con más de 210 mil asistentes en sus tres días, número cercano a ser el más atendido, tan sólo detrás de la edición 2022.
Lollapalooza
Picture of <b>Autor: </b>Vicente Villaseca
Autor: Vicente Villaseca

Este fin de semana se celebró la duodécima edición de Lollapalooza Chile, el cual se vio principalmente enfocado hacia una audiencia dividida entre los adultos y lo jóvenes.

El Festival duró tres días, los cuales se dividieron en tres estilos diferentes, el primero tuvo un foco más cercano al metal con la presentación de Limp Bizkit, Pierce the Veil y King Gizzard and the Lizard Wizard.

El sábado fue un día casi completamente punk, donde el escenario principal lo abrió Tronic y Glup!, así como cerraron The Offspring y Blink-182.

Por último, el domingo fue el día del pop y rock, que es vio en las presentaciones de Sam Smith, SZA, Phoenix, The Driver Era, Nothing But Thieves, etc.

Salió todo perfecto

A simple vista, realmente no hubo problemas de gran magnitud, con la excepción del cambio de horario que tuvo Diplo y Chencho Corleone en el show, pero fuera de ese detalle, todos los conciertos fueron puntuales y no hubo ningún detalle relacionado a los shows que pudieron afectar el disfrute el público.

Pierce the Veil, Thirty Seconds to Mars, Limp Bizkit, King Gizzard and the Lizard Wizard, The Offspring, Blink-182, Nothing But Thieves, The Driver Era fueron los grandes shows de rock que se vieron durante los tres días del festival.

La energía nunca se acabó en ninguno de los días, los mosh en Limp Bizkit, y The Offspring nunca se cerraron y en Blink-182 hasta se encendieron bengalas durante «Dammit», desatando la locura del público y motivándolos a seguir hasta el fin de cada show.

El problema con el calor

El sol claramente fue un tema importante durante estos tres días, con más de 30 grados durante las tardes del festival, uno de los problemas más grandes que tiene el Parque Bicentenario de Cerrillos es la falta de lugares de sombra y, aunque habían toldos que generaban espacios para poder relajarse, estos estaban completamente cargados durante toda la tarde impidiendo que se pudieran refugiar todos.

Un detalle divertido

Uno de los momentos más recordados del fin de semana sin duda fue responder de manera «cordial» al hombre que habló de parte de Lotus durante Blink-182. La reacción de los asistentes frente a las medidas de seguridad que el portavoz de la productora fue una que produjo las risas de todo el público, aquellos que estaban viendo desde sus casas y también de las mismas personas sobre el escenario.

No podemos negar que esta edición de Lollapalooza Chile, aunque no necesariamente fue la mejor, está completamente lejos de ser la peor. Cada show trajo su propia clase de entretención y fue capaz de hacer moshear, saltar y cantar todo lo necesario para que cada uno de los artistas se pudiera ir satisfecho y feliz del escenario, así como cada uno de los asistentes a sus casas.