Ozzy Osbourne habla sobre su complicado presente y sus expectativas de cara al futuro: «Como mucho, me quedan 10 años de vida»

En entrevista junto a Rolling Stone UK, el histórico cantante se refirió a los episodios de salud que empañan su futuro.
Picture of <b>Autor: </b>José Avendaño
Autor: José Avendaño

En una reciente entrevista junto a Rolling Stone UK, el «Príncipe de las Tinieblas», Ozzy Osbourne, habló junto a su esposa, Sharon Osbourne, sobre las complicaciones de salud que acompañan los últimos años del músico.

Fue en este contexto donde el ex vocalista de Black Sabbath, entregó su percepción sobre la vida, la muerte y sus luchas en torno a sus problemas de salud, donde su esposa ha tenido que ser una especie de cuidadora en los últimos años. Hoy con 74 años de vida, Ozzy plantea que debido al empeoramiento del ultimo tiempo, no ve que le queden muchos años de vida.

«Como mucho, me quedan 10 años de vida. Y cuando eres mayor, el tiempo se acelera», respondió el artista, luego de que se esposa le reprochara en plena entrevista que se fumara un pito de marihuana: «¿Cuánto demonios quieres que viva?».

El artista ha vivido dolorosos años, luego de que hace décadas le diagnosticaran Parkinson, y junto a otros incidentes, como caídas y un accidente en moto, su salud ha sido un tema recurrente en la vida del matrimonio. Durante el año 2019, una caída lo condicionó más todavía, al punto de que en el año 2022 necesitó una cuarta cirugía que dejó nuevos problemas en el cuerpo del cantante.

«Es bastante duro, mi equilibrio esta jodido», explica en la entrevista, agregando que «la segunda operación salió drásticamente mal, prácticamente me dejo lisiado».

Del mismo modo, Ozzy reflexionó de todos los accidentes y percances que lo han afectado, cuestionando los motivos de su supervivencia, cuando varios de sus compañeros y amigos ya han partido: «¿Por qué soy el último hombre en pie?» se pregunta, sumando que «a veces me miro al espejo y pienso: ´¿Por qué demonios lo has conseguido?´ no presumo nada de esto porque debería haber muerto mil veces».

Por el otro lado, su esposa Sharon no se quedó callada sobre las sensaciones en torno a la salud que acompaña al musico, confesando sentirse impotente sobre el estado de su esposo.

«Me ha roto el corazón ver a mi marido en una condición en la que no es autosuficiente, necesita ayuda. Antes era tan vibrante, con tantas ganas de vivir», asegura la mujer.

«Pero aprendes a adaptarte. Siempre estaré ahí para mi marido. Le adoro. Le debo tanto. Me dio lo mejor de mi vida, mis hijos», agrega.