Un año más sin Scott Weiland

Este 3 de diciembre es el fatalicio del líder de Stone Temple Pilots.
Picture of <b>Autor: </b>José Avendaño
Autor: José Avendaño

Weiland saltó al estrellato en los años 90 como el líder de Stone Temple Pilots, quiénes se formaron en San Diego y lograron su sitial en la escena musical local antes de firmar con Atlantic Records.

La banda mezcló influencias de glam-rock con el sonido de Seattle de inicios de los noventa, creando un estilo que era dinámico y atractivo para el público general. Sin embargo, Stone Temple Pilots a menudo fue injustamente considerado por los “críticos profesionales” como imitadores del grunge, en lugar de sus influencias más directas, como Bowie y los Beatles. Scott Weiland fue clave para el “cambio de forma” de STP entre varios estilos de rock.

Cuando Weiland estaba en llamas, era absolutamente magnético, su apariencia física nervuda se electrizaba con los ritmos que lo respaldaban. Era un astuto observador de la espectacularidad de sus compañeros, y lo hizo con el tipo de celo que a menudo era visto con sospecha por los habitantes de la nación alternativa.

En la memoria quedará para siempre su estilo característico de gritar sus letras a través de un megáfono sostenido en su micrófono, mientras se movía incansablemente sobre el escenario con la potencia de los grandes del rock. Indudablemente es uno de los mejores frontman del rock desde que salió el disco debut de STP, sin mencionar sus excelentes habilidades para la composición. Algo que también quedó demostrado en sus trabajos con Velvet Revolver, Scott Weiland & The Wildabouts, Art of Anarchy y en solitario.